Clicky

Menu

Unos jóvenes fueron multados por jugar parchís y beber gaseosas

El esfuerzo por mantener el orden por parte de las autoridades, a veces se expresa de manera exagerada. Un ejemplo es la multa que recibieron 8 jóvenes entre 20 y 30 años, por jugar parchís y tomar bebidas sin alcohol, probablemente gaseosas en una plaza en Málaga.

El hecho sucedió días atrás. Estos amigos, quienes se reunían regularmente desde su niñez, se juntaron a las 23 horas en el lugar, e hicieron cosas tan riesgosas y desafiantes como charlar y jugar un juego de mesa.

01Pero al parecer a algunos vecinos, un grupo de jóvenes reunidos es señal de peligro, ya que llamaron de inmediato a las autoridades. Entonces, un policía se hizo presente en el lugar y comenzó a pedir las identificaciones correspondientes a los chicos y chicas que se encontraban allí.

El resultado fue que cada uno de ellos fue multado con 101 euros, bajo el cargo de permanencia y concentración de personas consumiendo bebidas en zonas no autorizadas. Ese fue el terrible delito que cometieron estos chicos y chicas.

Los jóvenes quedaron anonadados, puesto que no estaban haciendo nada malo y ni siquiera estaban hablando demasiado alto. Fue curioso que el agente les dijera que la queja de los vecinos también describió que les molestaba el sonido del los dados, al ser lanzados sobre la mesa.

El problema que enfrentan es que a muchos de ellos les es difícil pagar el importe de dicha sanción. A diferencia de dos de ellos, el resto está sin empleo y tienen muchos medios para cumplir con su deber cívico.

Es curioso como en nuestras sociedades algunos crímenes realmente graves pueden salir impunes, y en algunos casos, aplicados a personas comunes, se utilice todo tipo de represión.

Al menos se puede decir que en ese distrito de Málaga el crimen si paga. Delincuentes, ladrones y asesinos…¡No vayan a esta ciudad!