Clicky

Menu

Recordando lo mejor del Chavo del 8

El 28 de noviembre de 2014, nos dejó el inolvidable Chespirito, cuyo nombre real era Roberto Gómez Bolaños. Y si bien se extrañará su presencia como inolvidable personaje y humorista, la mejor manera de traerlo a nuestra memoria es a través de su personaje más conocido: el Chavo del 8.

Su creador, tenía 85 años al momento de partir, y su muerte ha conmocionado a toda Latinoamérica. Fue el padre también el superhéroe humorístico el Chapulín Colorado y también popularizó a Lucas y Chaparrón, el doctor Chapatín, el Chómpiras y el Botija, entre otros. No obstante, en niño que vivía en el barril, fue el más famoso de todos.

Frases inolvidables del Chavo del 8

Como todos los personajes adorables, el Chavo del 8 tenía latiguillos o frases características que se arraigaron en la cultura popular. ¿Quién no recuerda el fue sin querer queriendo? También decía, Zali’bale, ¡Pues al cabo que ni quería!, ¡Bueno pero no se enoje!, Se me Chispoteó, y el Eso, eso, eso. No podemos dejar de nombrar el remate que le hacía a  un ofuscado Don Ramón con…Don Ramón…¿a su abuelita…? que lo hacía perder el control.

El Chapulín Colorado, el único modelo posible de superhéroe latino, también dejó en la historia sus máximas enunciaciones. Con aire heroico decía: No contaban con mi astucia, Todos mis movimientos están fríamente calculados, Mis antenitas de vinil detectan la presencia del enemigo…y podríamos seguir con más sin cansarnos.Chavo del 8

Un clásico es para siempre

Y si bien estos personajes se han inmortalizado en nuestra mente, no cabe dudas que el Chavo del 8 es el que los encabezará siempre. Este niño de la vecindad que nunca creció y que siempre mantuvo la inocencia, permanecerá con nosotros.

Para tenerlo presente bastará mirar una recopilación de las escenas clásicas, en las abundan que el humor y la alegría familiar.