Clicky

Menu

¡PARA MORIR DE RISA! Estos Japoneses Son Los MAESTROS De Las BROMAS PESADAS.

La cultura japonesa es una de las más extrañas del mundo, varias de sus comidas son cosas que nunca se te ocurriría comer, sus modas además de poco prácticas y hasta bastante feas, no solo harán que la gente voltee a verte en la calle, sino harán que llamen a un psiquiátrico, y lo más llamativo, y generalmente sumamente cruel son sus bromas. Realmente estos japoneses saben como hacer de la vida de quien sea un infierno.

La gran cantidad de estas bromas se logran con un muchísima cantidad de gente, en un espacio limitado. Seguramente porque es una situación que incomoda muchas personas, y no es de sorprender también a los japoneses, que son una cultura conocida por no disfrutar mucho del contacto físico, ni las situaciones extremadamente sociales.

Y es que vamos a sincerarnos, ¿Cómo no puedes no entrar en pánico cuando vas caminando tranquilamente por la calle y un gran grupo de personas se abalanza corriendo hacia ti? Eso es imposible, el instinto de supervivencia que llevas en ti, te obligará a salir corriendo, a riesgo de tropezar y  caer, con tal de salvar tu vida como los demás. Aunque ni siquiera sepas de que huyes, siempre la reacción será huir y luego preguntar. Y si estas distraído, ¡Pues ni se diga!.

Esta gente, a pesar de ser los seres más discretos que existen, no le tienen ningún temor al desnudo en público, una situación que podría ser bien incomoda para más de uno de nosotros. Imagina en la situación del hombre en la bañera ¡Nosotros estaríamos horrorizados!.

El extremo de esta locura llega cuando de la nada eres atacado por un balón gigante. Lógicamente para nosotros es completamente hilarante, cómo no iba a serlo. Pero la situación de locura en la que la mujer entra tranquilamente a un lugar y segundos después se encuentra en una habitación donde un gigante balón plateado te golpea y te hace caer. La pregunta sería ¿Se habrá golpeado fuerte?

Claro, esta es la misma duda que te acata, cuando ves a alguien caer en la calle, y no puedes evitar morir de risa (seamos honestos, muchísimas de esas caídas son realmente graciosas) pero luego puede que incluso salgas corriendo en la ayuda de esa persona.

Qué se puede decir, así somos las personas. No podemos aguantar el impulso de reír de las caídas, sustos y cualquier situación incomoda del otro, eso si, a nosotros con esos juegos nada.

Etiquetas:, ,